Valme en Roma

En el año 1981, Su Santidad el Papa Juan Pablo II, como obispo de Roma, encomendó una parroquia de nueva creación en la Ciudad Eterna a La Obra de la Iglesia. Dicho templo se encuentra en la zona portuense de Villa Bonelli, en el entorno de la Basílica de San Pablo Extramuros.

La fundadora de La Obra de la Iglesia, Trinidad Sánchez Moreno (Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia), movida por el gran amor, devoción y agradecimiento que profesa desde siempre a la Santísima Virgen de Valme, pidió al Santo Padre que esta advocación mariana, venerada secularmente por el pueblo de Dos Hermanas del que ella es oriunda, fuera la Titular de la nueva Parroquia romana, accediendo Su Santidad Juan Pablo II a tal petición, lo que causó gran regocijo entre los devotos de la Virgen de Valme.

La Parroquia de Nostra Signora di Valme de Roma fue inaugurada el 28 de febrero de 1982, con asistencia de numerosos fieles venidos expresamente desde Dos Hermanas en peregrinación. Desde su origen, en el presbiterio del templo hubo un cuadro de la Virgen de Valme, que fue donado y llevado hasta Roma por la Hermandad el día de su inauguración.


En marzo de 1996 fue consagrada la nueva iglesia, pues hasta entonces la parroquia había desarrollado sus actividades en un local provisional. Con este motivo, la Hermandad donó un nuevo cuadro de la Virgen –en esta ocasión una pintura–, que también fue entronizado en el altar mayor, presidiendo la Santa Misa que Su Santidad el Papa Juan Pablo II celebró el 15 de diciembre de dicho año con motivo de su visita pastoral a la Parroquia. En aquella ocasión, el Santo Padre se refirió a la advocación de Valme con estas palabras de su homilía: “Valme”, como es sabido, es una invocación en lengua española que se remonta al siglo XIII, cuando el rey san Fernando, ante la dificultad que encontraba para reconquistar Sevilla, pidió ayuda a la Madre celestial: “Váleme Señora”, ¡Ayúdame Señora!”. Desde entonces, numerosos fieles en España y en otros lugares del mundo siguen repitiendo “Váleme”, ayúdame María, y sé nuestro apoyo.

Siendo deseo de la Parroquia de Villa Bonelli tener una imagen que evocara a la Santísima Virgen de Valme, en el año 2010 se organizó una peregrinación bajo el lema "Valme en Roma", a fin de llevar hasta la Ciudad Eterna dicha imagen, que fue realizada por el imaginero sevillano José Antonio Navarro Arteaga, a expensas de La Obra de la Iglesia. Los actos celebrados con tal motivo fueron organizados conjuntamente por la Parroquia de Santa María Magdalena de Dos Hermanas, la Parroquia de Nostra Signora di Valme y la Hermandad de Valme, con la colaboración del Ayuntamiento de Dos Hermanas. Esta peregrinación, que congregó a más de trescientas personas, fue presidida por el cardenal-arzobispo emérito de Sevilla, monseñor Fray Carlos Amigo Vallejo y se desarrolló entre los días 9 y 11 de marzo de 2010.



El acto central fue la bendición de la nueva imagen por el Santo Padre Benedicto XVI, en el Aula "Pablo VI" del Vaticano, al término de la audiencia general del miércoles 10 de marzo. Ese mismo día, por la tarde, se celebró la solemne entronización de la talla en la Parroquia de Villa Bonelli, presidida por el cardenal Amigo Vallejo, al que acompañaron otros obispos y sacerdotes.

La nueva imagen preside desde entonces el altar mayor de este templo, en el centro de una espectacular vidriera, realizada por la artista italiana Bárbara Ferabecoli, donde se representan escenas inspiradas en los frescos que decoran la Capilla Sacramental de la Parroquia de Santa María Magdalena de Dos Hermanas.

La talla lleva grabada en su parte trasera la siguiente inscripción: “Esta imagen está inspirada en la histórica y venerada imagen gótica de Nuestra Señora de Valme, que se venera en la Parroquia de Santa María Magdalena de Dos Hermanas de la Archidiócesis de Sevilla, España”.

Coincidiendo con la peregrinación a Roma, nuestra Hermandad renovó el vínculo de unión espiritual con la Basílica Papal de Santa María la Mayor, celebrándose la Santa Misa en la capilla de la Salus Populi Romani, al término de la cual el cardenal-arcipreste, monseñor Law, hizo entrega al Hermano Mayor del Decreto de la Penitenciaría Apostólica que concede la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria a los fieles que visiten la Capilla Sacramental de la Parroquia de Santa María Magdalena y la Ermita de la Virgen de Valme en determinados días del año, siempre que cumplan las debidas disposiciones.

El 15 de mayo de 2014, la imagen titular de la Parroquia de Nostra Signora di Valme fue venerada por el Papa Francisco, siendo trasladada con esta finalidad hasta el Vaticano por un grupo de feligreses de dicha iglesia, que asistió a la misa diaria celebrada por el Santo Padre en la Casa "Santa Marta".



CRÓNICA DE LA PEREGRINACIÓN “VALME EN ROMA”